PATRICIA Y AINARA

Cuando dos personas que conoces y quieres desde hace tiempo te piden que seas el fotógrafo de su boda… Tan solo tienes palabras de agradecimiento e ilusión. Patri y Aina formaron parte de un proyecto personal muy apasionante. La vida nos unió en una cancha de baloncesto y los recuerdos que tengo con ellas son maravillosos.

Decidieron casarse y celebrarlo en el Hotel Rural El Maipez. Desde que llegué las noté tranquilas, relajadas, tal y como son ellas, con la sonrisa siempre puesta. Una ceremonia civil con los detalles muy cuidados como la decoración floral a cargo de la Floristería Pétalos, una suelta de globos por parte de Pequewac o la ambientación musical de Boda Sound.

Después de una ceremonia maravillosa pasaron a cenar con sus invitados y las sorpresas no dejarían de llegar. Flash Move, Regalos para las madres, Photocall y fotomatón de la mano de La Malquerida y una batucada que acompañaría a los invitados hasta la discoteca para terminar la noche de la mejor forma.

Me ha encantado formar parte de esta historia y me ha hecho muchísima ilusión poder estar con ustedes ese día. Les quiero.