Como amigo de Dani me llevé una gran alegría el día que me presentó a Carol. No podía imaginarme a nadie mejor que ella para dar este paso. Una chica divertida, guapa, desenfadada y con una forma de ser peculiar a la vez que genial.

Me costó muy poco tiempo darme cuenta de que se iba a terminar convirtiendo en su esposa y buena amiga de Paula. Mi Amigo se ha casado y lo he vivido desde dentro con mi cámara de fotos. He compartido momentos que solo se pueden ver desde esa posición y me alegro mucho de que hayan contado conmigo para narrarlo de esta forma.

Solo me queda desearles de corazón que su vida en pareja sea larga y divertida, amena y apasionada, sencilla y sincera. Pero sobre todo en equipo y que se complementen tan bien como lo han hecho hasta ahora.

Ya tenía un amigo de esos a los que no hace falta coger el teléfono, un amigo para toda la vida. Y ahora he ganado a una amiga a la que no cogerle el teléfono.